Mantenimiento

Como cada uno de los elementos para baño de los que hemos tenido la oportunidad de conversar en los últimos días, la grifería también es sumamente importante, por lo cual deben ser elegidas adecuadamente. En este caso, uno de los elementos necesarios a considerar es que estén fabricadas con el material adecuado, puesto que al tener constante contacto con el agua deben tener resistencia frente a ciertas condiciones de humedad, temperatura y otros factores. Posteriormente, después de haber elegido los grifos adecuados para tu hogar, empresa o negocio, dependerá de ti mantener la durabilidad de las mismas, no sólo cuidando que sean usadas adecuadamente, sino también manteniéndolas limpias en todo momento.

Para poder disfrutar el mayor tiempo posible de los sistemas de agua, procura implementar no sólo los sistemas de limpieza sino también de prevención. Vigila constantemente cómo fluye el agua y ante cualquier fenómeno extraño, llama a un especialista para que verifique el buen funcionamiento de tus llaves de agua.

En este artículo te dejaremos algunas breves recomendaciones para mantener todo tu equipo en buen estado, así como para no desperdiciar el agua, uno de los recursos naturales que se encuentra en peligro desde hace varios años.

  • Si crees que hay un problema llama a un profesional. Dependiendo mucho del diseño de los grifos, sentimos la confianza para desmontarlos cuando detectamos alguna falla, fuga o embotellamiento. Sin embargo, es importante llamar a un fontanero, pues si desmontamos las partes sin tener una experiencia previa del tema, corremos el peligro de empeorar la descompostura, hasta echar a perder totalmente la refacción.

  • Mantén libres tus tuberías. Muchas veces, no ponemos mucho cuidado con las cosas que descienden por cada uno de los tubos, ya sea de nuestra cocina o del sanitario. Sin embargo, es muy importante filtrar completamente de cualquier residuo sólido que se pueda colar, pues no siempre desembocan en el drenaje, sino que regresan dentro de las tuberías y meterse dentro de los grifos que pueden llegar a bloquear el flujo normal del agua.

  • La limpieza es un punto complejo, pues si bien tiene que ser constante, tampoco podemos exagerar con la frecuencia y mucho menos dejar el lugar húmedo. Si tus grifos se quedan con restos de agua después de haberlos usado, se pueden formar colonias de calcio, e invaden no sólo las partes metálicas, sino también el lavabo. Estas manchas se esparcen por todos los espacios cercanos, causando que los objetos se carcoman. Si detectas algunas manchas de cal naciendo en la grifería, puedes eliminarlas con un poco jabón neutro. Al terminar el procedimiento seca muy bien con un trapo.

  • Durante las temporadas de calor es muy común que, en los lugares en donde se hace uso recurrente del agua, comience a formarse moho, y por supuesto, los lavabos, llaves y grifos son las principales víctimas. Dado que el agua que recurrentemente sale por estos dispositivos es usada para la limpieza, si no erradicamos el moho acumulado corremos el riesgo de contraer enfermedades estomacales y de otro tipo debido a este descuido. Generalmente, es muy fácil detectar la formación de moho. Basta con identificar pequeñas manchas verdosas o amarillentas. Para eliminarlas realiza una mezcla de vinagre o jugo de limón. Evita utilizar limpiadores muy complejos, pues muchos de ellos pueden llegar a resultar corrosivos y dañar considerablemente la superficie de los grifos.

  • Siempre ten a la mano un trapo de tela absorbente. Al terminar cualquier tipo de operación, limpia muy bien la superficie en la que hayas trabajado. Por ejemplo, en un lavabo, debido al constante contacto con la comida, sino se llega a limpiar, se pueden quedar restos de comida que al irse pudriendo van formando colonias de bacterias que pueden llegar a erosionar la grifería y contaminar el ambiente.

  • Procura darle mantenimiento preventivo a las tuberías, sobre todo si cuentas con una cisterna o tu casa/establecimiento/negocio se surte por medio de una bomba de agua. Muchas veces, cuando estas se vacían pueden llegar a acumular tierra o basura en su interior. Entonces, cuando la corriente pasa de manera natural, pueden llegar a atorarse y bloquear el flujo de agua a tal punto que dañan las tuberías y el grifo mismo. Algunos fontaneros llegan a colocar llaves de vacío para poder limpiar o eliminar tanto la basura como el aire acumulado en ellas.

  • En cuanto detectes alguna filtración o pequeños charquitos de agua alrededor de los grifos, llama un especialista pues es muy posible que haya una fuga. Recuerda, si los elementos metálicos de tus lavabos se encuentran constantemente rodeados de agua pueden llegar a causar hongos, óxidos o acumulación de calcio que erosiona y los mancha.

Esperamos que con estos consejos puedas sacarle el mayor provecho a tus sistemas de agua. Si conoces algún otro procedimiento para llevar a cabo la limpieza, mantenimiento o compostura de la grifería te invitamos a compartir tus recomendaciones en la sección de comentarios de este blog. Próximamente estaremos compartiendo más tips para la conservación de tus accesorios de baño y limpieza, así como selecciones especiales de artículos pertenecientes a nuestro catálogo.

Antes de despedirnos te invitamos a revisar nuestro inventario y si quieres trabajar sobre un proyecto en específico, ponemos a tu disposición una línea telefónica de atención (01 55 05 32 14) en donde un asesor comercial te puede orientar en la elección de los mejores artículos para tus necesidades particulares. También puedes visitarnos personalmente, contamos con sucursales en Querétaro, Monterrey, Puebla, Guanajuato y  Cancún.