Higiene en el baño

WC-hygolet Si te preguntaran “¿cuál crees que es el lugar más limpio de una casa?” o “¿cuál crees que es el lugar del hogar más libre de bacterias?”, es muy probable que las respuestas más usuales sean el baño o la cocina. Y ciertamente, es lógico pensar de esa manera. En el primero nos limpiamos o desechamos todo lo que ya no nos es útil y en el segundo caso, se trata del ambiente en donde preparamos nuestros alimentos.

Pues aunque no lo creas, estudios recientes han comprobado que el mayor número de bacterias pueden encontrarse justamente en la habitación menos pensada: el sanitario. Así que, es muy importante ser lo sumamente cuidadoso para mantener estos espacios lo más limpios posibles, pues algunos científicos han señalado, por ejemplo, que no es bueno mantener el cepillo de dientes en el mismo espacio donde se encuentra el WC, pues muchas veces hay bacterias flotantes en el aire que terminan incrustadas en las cerdas del cepillo. Sumamente espantoso, ¿no crees?

Para poder mantener nuestros sanitarios totalmente estériles, vamos a compartir contigo una serie de consejos para mantener el WC y todas las zonas del sanitario completamente limpias y así, evitar o disminuir el riesgo de adquirir alguna enfermedad por no tener este espacio con los requerimientos sanitarios necesarios.

  • Los malos olores. Cuando percibes un olor, no sólo se trata de un halo invisible de aroma que llega de un objeto a tu nariz, sino que realmente hay una serie de partículas flotando muy cerca de tus fosas nasales, y dentro de esas partículas se pueden encontrar células infecciosas o virales que entran en contacto con tu cuerpo a través de la nariz. La ventilación va a ser muy importante en este rubro, procura contar con los canales necesarios para contar con un flujo del aire adecuado, sumado a eso trata de dejar las ventanas abiertas en algún momento durante el día, sobre todo, después de bañarte, para evitar que se acumulen esporas de humedad o algo parecido.

  • Limpia las paredes de la ducha. El que te bañes no significa que las paredes de tu ducha no se ensucien, pues ahí no sólo fluye jabón y agua, sino también la suciedad de la piel, células muertas, cabellos envejecidos, entre otros. La combinación de agua y jabón que fluye está, en realidad, sucia. Por lo tanto, trata al menos, cada quince días, de destinar un momento para limpiar las paredes, las regaderas y las llaves, pues ahí también se pueden acumular grasas y mugre que crean un foco bacterial en el baño. La misma sesión de limpieza debe considerar la cortina y el tapete que vas utilizar eventualmente. Una solución de limpieza natural así como efectiva, es la siguiente: pon una taza y media de vinagre blanco a calentar y cuando alcance una temperatura manejable, rocíalo con un atomizador y déjalo reposar por quince minutos. Posteriormente enjuaga con agua tibia.

  • El uso de los desinfectantes. La implementación de este tipo de líquidos es prácticamente necesaria para la limpieza en el WC y en el lavabo. Elige uno integral, que te permita mantener el brillo adecuado, pero al mismo tiempo desinfectar completamente. No te conformes con sólo limpiar la taza por dentro, sino también por fuera. Puedes usar guantes de plástico esterilizados para este fin. Después de rociar el producto, déjalo actuar por al menos unos cinco minutos, y posteriormente retíralo completamente con un paño limpio. Te recomiendo no mezclar productos químicos y realizar la operación siempre con las ventanas bien abiertas, pues muchas veces estos artículos contienen sustancias que pueden causar daños serios si se inhalan en concentraciones de gran volumen. Para una mayor protección puedes usar un tapabocas mientras los manipules.

  • Limpieza ornamental. Si cuentas con alfombras u otras decoraciones con textiles, te recomendamos pasarles la aspiradora o llevarlos a la lavandería de manera constante, al menos cada semana. Esto es muy importante pues ahí se puede llegar acumular humedad, polvo y suciedad. Como recomendación podemos decirte que este tipo de decoraciones pueden ser prescindibles o puedes optar por algunas hechas con plástico pues son mucho más fáciles de limpiar.


    WC-hygolet

  • Revisa el estado de las tuberías. Como ya comentamos en un punto anterior, la humedad puede llegar a causar problemas si dejamos que se acumule en cada una de las áreas de nuestros sanitarios. Por lo tanto, verifica siempre el estado de las tuberías y en cualquier momento que detectes algún tipo de filtración, llama a un fontanero para que lo solucione de inmediato. Las filtraciones no sólo pueden causar inundaciones sino también la aparición de moho y bacterias que pueden ingresar a tu cuerpo a través de la nariz, la piel o la boca. También revisa constantemente el estado de los grifos, llaves y regaderas, cuida que no haya ningún tipo de oxidación pues el deterioro de los metales también pueden crear el ambiente necesario para la proliferación de bacterias.

  • Menos es mejor. El baño es un lugar que mucha gente gusta de decorar de manera excesiva. Por lo tanto, trata de implementar un estilo mucho más abstracto con el menor número de elementos. No estamos diciendo que adoptes un estilo plano, pero procura que los ornamentos sean pequeños, fáciles de limpiar y elegantes. Te hacemos esta recomendación pues muchas veces con las decoraciones excesivas la mugre se aloja en mayor cantidad.

Esperamos que estos consejos te ayuden a mantener tu sanitario cuidadoso. Recuerda los tres puntos vitales para el cuidado de la higiene: lavabo, regadera y WC.