Tina de baño

muy cómoda y relajante. Los materiales de los que están hechas pueden ser diferentes (desde el cristal, la loza, el metal o la madera) dependiendo de su diseño, su precio y hasta la región del mundo en que se fabrican. En la antigüedad tenían una forma cuadrada, hasta que, con la implementación de materiales maleables, fue posible experimentar con su diseño.  A finales del siglo XIX sus modelos eran móviles y no fijos como los conocemos en la actualidad, incrustados en el área del baño y con aditamentos que permiten una mayor privacidad. Así mismo existen diseños elaborados dentro de la arquitectura del lugar (modelos cuadrados o circulares que forman parte de la superficie).

            Ya que los cuartos de baño se han vuelto parte de la imagen de los hogares u hoteles, dando una forma de estatus. Creando un ambiente en el cual el usuario se siente bien, no solamente en una forma para la higiene personal, sino también para la relajación y comodidad. Una forma de lograrlo es teniendo el equipo necesario para satisfacer este tipo de placeres.

            La tina de baño, es un complemento y por supuesto un lujo para satisfacer este tipo de placeres que se quiere al momento de darse una ducha. Ya que no solamente se usa para el aseo personal, como se hacían antes, ahora con toda la tecnología incluida en este tipo de equipos, crea un mueble para que la gente se relaje.

            Es muy natural la imagen de una persona sumergida en el agua y jabón de una tina. Este tipo de aseo es muy relajante y optimiza el ahorro, ya que no fluye constantemente el agua de la regadera, sino que se gasta sólo el líquido almacenado en la tina.  Además de que podemos beneficiar a nuestro organismo y a nuestra piel con sus efectos tranquilizadores o vitalizantes sí se usa agua caliente o fría para tomar este tipo de ducha.

            Pensemos en una jornada laboral pesada, antecedida por caminar en la calle, utilizar transporte público o pasar varias horas sentado, en la misma posición ¡Qué mejor descanso y desahogo que tomar una ducha para activar nuestro cuerpo, olvidar todos los problemas  y retomar fuerzas!

            La tradición de tomar duchas está muy arraigada en Japón y es probable que a lo largo de la historia nuestra cultura la haya copiado. Hoy, lo que sabemos es que sólo se requiere tomar un baño en tina de quince a treinta minutos, acompañado de jabones tonificantes o cremas para vitalizar nuestro cuerpo y hasta nuestras emociones.

Historia

La tina de baño, como la mayoría de los objetos que ocupamos, ha pasado por muchos cambios que han influido directamente sobre su uso y forma.  

            Los modelos elaborados de fundición gris eran, en la antigüedad,  los predilectos de los grupos sociales más favorecidos económicamente. Su resistencia ha permitido la preservación de algunos ejemplares en este tiempo.

            La entrada gradual de la producción en masa en la era moderna definió nuevos intereses: el uso de metal delgado en su diseño, por ejemplo, para ahorrar recursos y hacer más accesible su manufactura, así como el nacimiento del aseo personal diario, bajo la regadera o sumergido en el agua, como una costumbre cada vez más aceptada en la cultura occidental.

            Sabemos que antes de la Revolución Industrial diversas actividades humanas y objetos tenían un proceso de elaboración prácticamente artístico, minucioso y profundamente esmerado. En el caso de las tinas, la materia prima de su creación eran distintos tipos de piedra (desde los más accesibles, baratos y prácticamente al alcance de la mano, hasta los más difíciles y caros, utilizados por lo común en espacios que representaban la autoridad religiosa o de estado).

            Se trataba de un  producto de índole alta, pero que le ofrece al consumidor  poca practicidad (un precio elevado, un arduo proceso de elaboración o dificultades para transportarlo). Los diseños de la actualidad han saltado estos obstáculos gracias a la implementación y ventajas de materiales como la fibra de vidrio. 

 

En la actualidad

 

De lo convencional a lo más innovador, en cuanto a tecnología y tendencia, la tina de baño se ha vuelto parte de los cuartos de baño,  dando elegancia, lujo y clase. Creando un ambiente de relajación, confort y placer para el usuario. Usualmente son utilizadas en hogares, así como también en los hoteles.

Fabricadas en acrílico reforzadas con fibra de vidrio y aislante térmico de poliuretano, estos materiales ayudan a que no se generen bacterias en la superficie; así como para mayor durabilidad del equipo por el constante uso de agua; así mismo equipadas con la mejor tecnología, ya que muchas de éstas incorporan el hidromasaje, con jets o propulsores,  o también con aromaterapia, para brindar otro tipo de terapia.

            Algunos de los equipos en cuanto a tina de baño se refiere estos pueden contar con: cascadas de llenado, almohadillas, lumbares, blower, cromoterapia, control digital, control de aire, jet rotatorio, manerales, regaderas, estos aditamentos ya son escogidos por el usuario dependiendo qué es lo que requiera para su mueble. No solo existen las de interior, si no también existen las tinas para exteriores, las cuales son para una o más personas; las cuales son mucho más equipadas, ya que cuentan con sistema de hidromasaje, así como sistema de audio (muchas de ellas se debe de requerir con equipo extra). Las personas llegan a llamarlas spas o jacuzzi, cumplen con las mismas funciones todas ellas, ya solo es cuestión de lo que se le quiera implementar al equipo.

Sitios relacionados