Cambiador de pañales

El cambiador de pañales es un mueble que por lo general está instalado en los baños públicos ya sea de un restaurante, centro comercial, cine, supermercado, y/u otro establecimiento que cuente con un baño público; es un mueble que ayuda a que los padres puedan cambiar al bebé cuando estén fuera de casa, ya que muchas veces está tarea se complica.

Una especie de caja, la cual tiene una compuerta que se abre y se hace cama, la cual la base es suave y cóncava la cual es donde se recuesta al bebe para así poder cambiarlo cómodamente, sin tener que batallar en donde hacerlo.

Estos equipos son súper resistentes ya que llegan a soportar hasta 113 kilogramos, están fabricados en polietileno de alta densidad con superficie de protección antibacteriana, el cual es un material de gran durabilidad, el cual brinda confianza para poder colocar al bebé sin sentir alguna angustia de que pueda caerse. Así también existen los que están fabricados en acero inoxidable el cual solo aporta un poco más de estética a los baños públicos. Pueden ser verticales o horizontales dependiendo el espacio donde va a ser instalado.

Pueden llegar a contar con un dispensador de protectores desechables, para que no se coloque al bebé directamente en la superficie y así evitar un mayor contacto con esta, ya que muchas veces estos muebles suelen facilitar la generación de bacterias; aunque la mayoría cuenta con Microban® antibacterial, el cual evita que se generen, los protectores crean una doble protección. Este Microban® antibacterial es integrado desde el momento de la fabricación.

Se colocan empotrados a pared de los baño públicos, por lo general existen uno o dos en cada baño, para una mayor comodidad para la madre o el padre, los cambiadores de pañales cuentan con un cinturón de seguridad para así sujetar al bebé para una mayor comodidad al momento de cambiarlo. Así también existen los que se pueden instalar dentro de los cubículos de baño, estos tienen una dimensión menor, cumpliendo con las mismas características de funcionalidad que uno empotrado a pared. Estos equipos de baño cuentan con ganchos para bolsas, para que sea mucho más fácil colocar las pañaleras y poder tener una mayor comodidad al momento de cambiar el pañal al bebé.

Así como existe el cambiador de pañales, también contamos con sillas para bebés y charolas para sillas.

Ventajas

La idea de crear un cambiador de pañales es una costumbre de este tiempo para favorecer dicha actividad, volviéndola más práctica y confiable (se trata de una superficie amplia donde el bebé no puede lastimarse). Es común encontrarse en establecimientos de uso público (desde una cafetería hasta posiblemente una tienda de ropa) con este tipo de cambiadores que, aunque no son como los que uno mismo podría instalar en su hogar, son funcionales y ayudan en situaciones de urgencia.

Sin embargo la instalación del cambiador de pañales es tan sólo una opción y una consideración que una compañía puede tener hacia los consumidores. Recordemos que todo cliente quiere sentir que ese lugar externo en que está inviertiendo parte de su tiempo y dinero es una extensión o una especie de segunda casa. Mientras más confortable se pueda sentir tendremos la probabilidad de que el consumir desee volver. Desde los sanitarios abiertos al público hasta los pequeños regalos considerados como futuras compras invertidas o una carta de presentación, hasta los servicios casi básicos como los sanitarios abiertos al público, el cliente quiere sentirse bienvenido y disfrutar plenamente del lugar en que se encuentra, sin interrupciones o algún tipo de complicación molesta. Un cambiador es tan esencial como los servicios enlistados para que el cliente tenga un recuerdo confortable de nuestro negocio.

Pero más allá de esto las ventajas del cambiador de pañales son muchas, sin importar que éste se encuentre en un lugar público o al interior de una casa. Lo que nos brinda es un área plana y fuerte en la se puede poner un nuevo pañal a un bebé sin mayores molestias, ni riesgos.

Consideraciones básicas

Existen, por cierto, parámetros elementales que especifican cómo debe diseñarse la superficie del cambiador para reducir al máximo cualquier riesgo de accidente o golpe del infante.

Entre estos parámetros debemos considerar principalmente:

  • El alto. Para no lastimar la parte posterior (desgarrar el cuello o la espalda) mientras se le da la atención debida al bebé, se sugiere que el alto sea inferior (por aproximadamente veinte o treinta centimetros) a un metro. De esta manera podremos tener seguros tanto al infante como a nosotros mismos.
  • Omitir la presencia de una pequeña barra o barandal de cuidado en los bordes del cambiador es imperdonable. Se sugiere que su altura sea de, por lo menos, quince a veinte centimetros.
  • Es importante también tener todas las precauciones posibles en el trato con el bebé.  Todo lo que ocupemos al cambiar al infante deberemos tenerlo a la mano, de lo contrario ponemos su integridad en peligro al dejarlo sólo durante esos breves, pero cruciales minutos de ausencia.

Cómo comprar el producto correcto

A la hora de buscar un cambiador de calidad es necesario tomar en cuenta que éste contenga la ya mencionada barra protectora en su borde, las cintas para sujetar al niño (similar a los cinturones de seguridad para bebés), que el cambiador sea firme como el suelo para no predisponer el cuidado en contratiempo y, finalmente, que contenga algunos compartimentos para almacenar los accesorios.

En Hygolet le ofrecemos la máxima calidad en cambiadores de pañales. No dude acercarse a nosotros y preguntar por nuestros distintos modelos y precios para encontrar el que más se ajuste.  

Sitios relacionados