Bidet

Es un mueble para baño en el cual el usuario va a tener un aseo íntimo y más personal. Ya sea que sea un bidé manual o automático; La limpieza íntima y personal es esencial para todas las personas, y que mejor manera de hacerlo que usando un bidet, el cual puede ser un mueble aparte del WC, un asiento que se instala en el inodoro o bien un mueble completo (bidé y taza). Cada uno de estos tiene distintas especificaciones, desde su funcionalidad hasta el diseño.

Estos muebles de baño están fabricados en cerámica o porcelana, cuentan con una llave por la cual fluye el agua, para así poder darse una limpieza más profunda e íntima.

El equipo manual es un recipiente aparte del inodoro, el cual se instala en las recámaras de baño, estos cuentan con una llave y dos manerales para así regular tanto el flujo del agua como su temperatura, el usuario debe de  colocarse como si estuviera montando un caballo y con las manos limpiarse con el agua que corre.

El tipo automático es un asiento el cual es instalado en el inodoro, existe gran variedad de este tipo de equipos, los cuales pueden ser sencillos o con mucho más complejidad en sus funciones. El más sencillo es solo un equipo que se instala en la parte posterior del asiento del escusado, el cual cuenta con un tubo plástico por el cual sale el agua regulada por una perilla, este no tiene regulación en la temperatura del agua.

 

Pasos sencillos para su instalación

Desde los modelos que incluyen tapadera, hasta los abiertos, aquellos que han sido fijados al piso o los que cuelgan de una pared desde una altura considerable, sin omitir los de tipo móvil que pueden resultar muy prácticos en un área de baño estrecha, la decisión de adquirir un bidet tiene una gran gama de opciones según nuestras necesidades y las del lugar en done lo instalaremos. A pesar de que su uso era muy popular en el siglo XIX y a principios del siglo pasado, sigue siendo un objeto de uso común, tanto para personas que buscan la máxima limpieza íntima como para cierto tipo de enfermos con ciertos cuidados especiales. En nuestro tiempo no se considera como un objeto básico sanitario, tal como puede serlo la regadera o el tocador. Por su diseño se le puede comparar con cierta facilidad a la estructura del lavamanos, ya que contiene al igual que éste, un sistema para abastecer y desechar el agua que se ocupe durante el tiempo de lavado. 

Es muy posible que los modelos fijos sean los que más se ocupan, y en caso de que se desee  que el bidet cuelgue de algún muro se sugiere que la altura sea mayor a la de una regla y menor a la de un metro, considerando, por supuesto, el perímetro que abarca una persona al ocuparlo.

Al momento de asignarle un espacio adecuado se debe determinar muy bien en qué región del sanitario es más adecuado instalarlo. Después se procederá a realizar las perforaciones pertinentes sobre la superficie que sostendrá el objeto. En este punto es indispensable ocupar un taladro.

La cañería así como los distribuidores de agua (es lógico, pero nunca está por demás subrayar los detalles fundamentes) deben estar correctamente instalados. Así como considerar las labores pertinentes requeridas para brindar las distintas temperaturas que tendrá el líquido suministrado.

Una vez montadas y fijadas correctamente, se deberá encajar (poniendo como ejemplo el caso de un modelo fijo) el bidet de la manera y en el área que determinamos al principio. Lo que mencionábamos un poco más arriba respecto a la altura de la instalación (más de 30 cm, mucho menos de 1 m) está muy vinculado a la colocación profesional del sistema de tuberías; es muy importante hacer la instalación tomando en cuenta hasta los mínimos detalles para no maltratar ni la arquitectura de la casa, ni nuestro material, y en caso de desconocer cómo se realiza la instalación la ayuda de un profesional puede ser la mejor manera evitar algún pequeño desastre.

Una vez instalado necesitaremos ocupar los adhesivos y tornillos correctos sobre toda superficie que pueda tambalearse o zafarse con cierta facilidad. Hecho esto, como en todo trabajo de colocación, una segunda capa de pegamento y cerciorarnos de qué tan bien quedó el trabajo no estarán nunca por demás. Después se procede a analizar los detalles de las cañerías para no dejar ningún cabo suelto.

 

Llave de toma

En todo el sistema de flujo se habrá de cerciorar bien que el orificio por donde se expulsará el agua a ocuparse durante el lavado cuente con un óptimo diseño; la expulsión de agua debe ser idealmente vertical, profusa y con fuerza.

Después existe el washlet que se instala como si fuera el asiento del propio inodoro, este tiene mucho más funcionalidades, cuenta con un control remoto junto al asiento o por separado este sirve para controlar la temperatura y dirección del agua, así como la temperatura del aire de secado, así como también en algunos se puede controlar la temperatura del asiento. Estos equipos pueden contar con memorias para dos usuarios, tapa con apertura y cierre automático.

Los más sofisticados son los que son con la taza incluida, con las tecnologías más avanzada en el mercado. La tapa se abre y cierra automática, cuenta al igual que el washlet con un control remoto para poder controlar la temperatura del agua, del aire y del asiento, así como la dirección a la cual debe se quiere dirigir, estos equipos llegan a contar con una descarga automática, así como un sistema de limpieza de la taza en el cual los usuario ya no deben de preocuparse por hacerlo, existen varios modelos de este tipo de bidé, muchos tienen más especificaciones en funcionalidades; así como el diseño es diferente.

El bidet puede ser utilizado por cualquier persona, hombre, mujer, persona mayor, persona con capacidades diferentes, niño, niña, cualquiera puede tener la comodidad de tener una limpieza personal íntima.

Sitios relacionados